¿Qué es la oxitocina?

Nuestro organismo es capaz de generar hormonas que producen bienestar y también son herramientas útiles para la prevención y la curación de dolencias. Todo esto es debido a las distintas interacciones entre los sistemas inmunitario, nervioso y endocrino.

Las emociones, los sentimientos y los pensamientos crean impulsos que orientan estos circuitos hacia el bienestar y la salud, o hacia el dolor y la enfermedad.

La oxitocina y las endorfinas segregadas por el cerebro son sustancias mucho más potentes que algunas de las medicinas más conocidas. Y es que la oxitocina es una sustancia que produce nuestro cuerpo y es tan versátil que puede actuar como hormona o neurotransmisor que nos da una sensación de felicidad inmediata.

Esta hormona está relacionada con el amor, la empatía, la compasión, el parto y la lactancia materna. Estimula el afecto, reduce la ansiedad y el miedo. Además, reduce los niveles de cortisol en el cuerpo por ende el estrés y favorece tu salud mental.

La oxitocina disminuye la tensión arterial y el ritmo cardiaco, reduce la tensión muscular, mejora la cicatrización y aumenta el umbral del dolor. Los niveles de la oxitocina dependen a su vez de otras hormonas e influyen así mismo en la producción de otras como los estrógenos, la dopamina, serotonina, prolactina y endorfinas.

Es increíble como la oxitocina tiene un papel tan importante en nuestra vida. Y lo mejor es que una de las maneras de estimularla es siendo agradecidos. Cualquier sensación de bienestar, reconocimiento y alegría genera que nuestro cuerpo aumente la producción de esta sustancia tan poderosa. Además, esta comprobado que nada está más relacionado con la producción de oxitocina que el contacto físico, los abrazos, los besos y las caricias.

¡Ser feliz puede ser mas fácil de lo que nos imaginamos!


Share this post