Todo sobre las pastas hechas a base de granos

¿Sabias que existen alternativas a la pasta tradicional? Estas son pastas elaboradas con variedades especiales de trigo y otros granos, que constituyen una buena opción si se quiere cuidar la dieta sin renunciar a este plato cómodo y exquisito.

Estas pastas no son bajas en calorías, pero sí pueden afectar algo menos en nuestro peso que las variedades convencionales y, lo que es más importante, son una gran solución a las alergias al gluten, aportan más proteína y fibra, lo que hace que llenen más y sean más saludables.

La pasta de trigo integral se elabora del mismo modo que la pasta convencional, pero usando harinas de grano completo. Su contenido en vitaminas, minerales y fibra es más elevado que en la pasta convencional.

La pasta de Quinoa no tiene gluten y su propiedades nutricionales son más complejas: es rica en minerales como hierro, calcio, fósforo, magnesio y vitaminas C, E y B. Aunque, su contenido calórico es similar al de las pastas convencionales.

Las pastas hechas a base de legumbres, suelen presentar menos grasas y azúcares que la pasta tradicional. También abundan las vitaminas y minerales como el potasio, el calcio, el magnesio o el hierro vegetal. Además, el índice glucémico de la pasta de legumbres es más reducido que el de la pasta tradicional. Al consumirla, los niveles de glucosa en sangre no se elevan tan rápidamente, y eso contribuye a que nos sintamos saciados más tiempo.

Si buscamos adelgazar no deberíamos abusar de ellas, pero no hay problema por tomarlas dos veces por semana como sustitutos de la pasta y el arroz convencional.

No te olvides que como con cualquier alimento, es importante leer las etiquetas antes de comprarlos y elegir la opción que tenga menos quimicos.

 


Share this post