Todo Sobre las Sales de Baño

¿Has oído hablar de las sales de baño? Comúnmente hechas de sulfato de magnesio (sal de Epsom), esta maravilla se disuelve fácilmente en agua de baño tibia y se usa para todo, desde alivio del estrés hasta dolores y molestias.

Los estudios han demostrado que el sulfato y el magnesio se absorben a través de la piel, por lo que darte un baño con sales de Epsom te ayudará a obtener sus múltiples beneficios.

Agrega a tu tina con agua caliente unas tazas de sal Epsom que te ayudarán a:

  • Reducir los niveles de estrés.
  • Relajar el cuerpo y la mente.
  • Aliviar dolores musculares y calambres.
  • Eliminar toxinas del cuerpo.
  • Mejorar la circulación sanguínea.

La sal de Epsom también la puedes utilizar para:

  • Exfoliar tu cuerpo.
  • Dar volumen al cabello.
  • Eliminar exceso de productos en el cuero cabelludo.
  • Eliminar el mal olor de los pies.

Así que no lo pienses más e incluye una vez a la semana, un baño relajante con sales de Epsom y saca el mejor provecho de todos sus beneficios


Share this post